martes, 6 de septiembre de 2011

Sin título

¿Recuerdas aquella sensación en nuestros pies?
Algunos días, cuando va a cambiar el tiempo,
mis tobillos me recuerdan a tí.
Nuestros pies anclados en el suelo,
hundiéndose en el mármol.

Aún dibujo tu silueta
con el carbón de mi memoria
en el lienzo de mi cuerpo.

3 comentarios:

Amber dijo...

Es maravilloso constatar, querida DALTVILA, cómo los recuerdos esos tan vivos te traen sabores tan intensos.

Preciosa la imagen y también certera en donde dices que tus tobillos te recuerdan a él. ¡Me ha gustado mucho!

Nunca dejes de dibujar su silueta en el cuadro y dunas de tu cuerpo, para que él te pueda seguir esculpiendo.

Besos y nasnoches,

Ámber

Daltvila dijo...

Gracias Jefa (incondicional).
Me animas mucho aunque te he de decir que últimamente no estoy demasiado inspirada, de ahí el "proyecto" de entrada que colgué sin pudor.

Besos

Amber dijo...

A veces estos "proyectos de entrada" son los mejores, Jefa. A mí me ha encantado. De la sencillez haces poesía, casi un haiku.

Y añado al anterior comentario, y nunca dejes de vivir y de soñar, porque la suma de ambas cosas significa que sientes a flor de piel y eso es maravilloso y si, además, lo transmites, pues ya ni te digo...

Besos y abrazos energéticos, muchos,

Ambercilla
P. D.: Si alguna vez te parece excesiva mi presencia aquí en forma de lectora y comentadora, por favor, házmelo saber, pues reconozco que peco de prolija y hasta puede que de pesada. Y es que comento a quien me nace comentar... Y creo tú te mereces que se te lea y se te comente, porque las palabras y los sentires hay que decirlos, nadie es adivino/a.