domingo, 11 de septiembre de 2011

Bello silencio

No pensaba escribir nada. Me he levantado tarde y he quedado en la playa y después a comer una paella (no lo digo por dar envidia), pero acabo de tener una conversación telefónica que ha desbaratado un poco mi propósito de ponerme el bikini e irme YA.
No voy a contar la conversación porque no es el caso. Solo reflexionar sobre la necesidad de pensar lo que se dice y no decir siempre lo que se piensa, tampoco lo que no se piensa, tan solo callarse. Como decía el de "El último de la fila":

         Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio
         no lo vayas a decir

Por otro lado, ante los inevitables "bocazas", no siempre mal intencionados, conviene desarrollar un buen impermeable de vivos colores para que nos resbale lo que nos digan.

Besos y abrazos a todos y FELIZ DÍA DE DOMINGO (incluida la tarde, especialmente la tarde para variar).

3 comentarios:

Daltvila dijo...

Acabo de regresar y he dudado si suprimir esta entrada-desahogo, pero creo que la voy a dejar; al fin y al cabo, forma parte de mí.

Amber dijo...

Pues a mí me ha gustado esta entrada, porque es sencilla y ERES tú, tus vivencias, tu CARPE DÍEM propio y particular.

Se nota que sabes disfrutar bien de los detalles pequeños que hacen que la vida sea más llevadera y más agradable.

¡Gracias por compartirlo y por desearnos también buen domingo y buena tarde de ídem! :)

Abrazos silenciosos, pero no por ello menos sentidos,

Ámber
P. D.: ¿Qué tal esa paellita? Seguro que deliciosa y en buena compañía, pues aún más.

Ámber

Daltvila dijo...

Querida Ámber:

Muy bien la comida y el día en la playa, fueron como unas minivacaciones.
Al final, las pequeñas cosas son las que dan más.

Besos y que tengas una FELIZ SEMANA.