viernes, 7 de febrero de 2014

¿Cuánto ofreces por ti?








                                 Fotografía de Kevin Corrado



Lo que escribo a continuación no es mío, del mismo modo que esta magnífica fotografía, pero al igual que la foto, quiero compartir con vosotros también este texto.

Me gustaba cerrar los ojos y escuchar aquellas lecturas o relatos...



El subastador pensó que perdía su tiempo mostrando aquel viejo violín estropeado y arañado, pero, aún así, lo mostró:

- ¿Cuánto ofrecen? ¿Quién hará la primera puja?

....
- Un euro.
- Dos
...

De pronto un hombre canoso se puso en pie, llegó hasta el violín y lo tomó en sus manos. A continuación, lo limpió de polvo, armonizó las cuerdas y comenzó a tocar una tierna melodía.

El subastador pensó en su interíor en cuánto daría por tener un viejo violín como este y tomándolo con cariño, volvió a levantarlo...

- 100 euros
-500..
...

Y las pujas siguieron subiendo...


No podemos entender qué fue lo que cambió su valor. Alguien dijo que fue el toque de un maestro.

***************************************************************************
Muchas personas sienten que sus vidas están fuera de tono. No saben aprovechar su talento ni los recursos de que disponen.
No saben convertir sus excusas en razones. Son incapaces de descubrir las oportunidades que existen dentro de una crisis...
No encuentran sentido a lo que hacen.
No saben ponerse en acción y se subastan, como el viejo violín, muy baratas, pues siguen el viaje de la vidad como si se tratara de un juego que no requiere pensar.
Pero un día, cuando están preparadas, un maestro aparece y la gente no puede comprender como puede  encontrar tanto valor en algo que ellos no lograban descubrir.
El secreto está en mirar más allá de las apariencias, donde se encuentra la verdadera alma de las cosas.

"La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer resolvería los problemas más grandes que hay en el mundo" M. Ghandi

17 comentarios:

S. dijo...

El que esté libre de haberse sentido como ese viejo y polvoriento violín que tire la primera piedra. Me estimula este cuento. Me identifico con este durante algún que otro día de bajón y espero recordarlo cuando llegue esa bajada. Excelente todo. Texto, fotografía y frase de Gandhi. Buen fin de semana, Dalt.

R dijo...

Buen relato y buena enseñanza.

Daltvila dijo...

No olvides nunca S. que tú eres un violín Stradivarius de incalculable valor aunque a veces no te sientas bien conservado. Sol tienes que mimarte y sacar partido de tus enormes posibilidades.

Gracias por venir. Me alegro de verte ;)

Espero que pases un Feliz Finde!

Besos

Daltvila dijo...

Opino como tu R.
No debemos desperdiciar el enorme potencial que nos da la vida.

Deseo que estés disfrutando del fin de semana!

De barro y luz dijo...

No queda más que callar y aprender, sí señora.


Bss

Gemma dijo...

Pues eso, no dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy, yo sí le veo sentido a mi vida de momento...

Saludos, Dalt.

Daltvila dijo...

Exacto, De barro y luz,
Vamos a ser alumnos aplicados ;)

Besos

Daltvila dijo...

Me alegro mucho Gemma :)

Yo pienso que todas las vidas tienen sentido y si en algún momento no lo vemos es que nuestras gafas están sucias o mal graduadas ;)

* Si leéis esto, no dudéis en daros una vuelta por el blog de Gemma, tiene una receta de un bizcocho riquísimo...

María dijo...

Mmmm DALT, cómo me ha gustado lo que te he leído, lo único que siento es haber tardado tanto en hacerlo ( y en escuchar esta música:))

Me pregunto solo una cosa ¿por qué siempre es otro quien nos tiene que decir o enseñar lo que valemos?
Quizá ese se al quid, aprender a valorarnos en lo bueno y lo malo cada uno, intentando ser objetivos con toda la subjetividad intrínseca de cada uno... así no necesitaríamos ser subastados jamás:))


Desde luego yo no necesito tocarte, ni escuchar tu melodía en directo para saber que vales muchísimo y suenas de maravilla:))

Un beso enoorme y gracias por lo de aquí y lo de allí Mmuaaaaaaaaaakkss! bonita.


Daltvila dijo...

Estoy de acuerdo contigo María, en que nadie debe ser el dueño de decir lo que valemos. Pienso que en realidad este cuento trata de convertirnos en maestros de nosotros mismos :)

Gracias por lo que me dices (me ruborizo ;)
Tú también suenas maravillosamente :)

Muchos besos y Feliz fin de semana (Deseo que luzca en sol por allí!!!)

María dijo...

Oh! DALT qué boniiito tu blog ¡¡ya es primavera aquí!!
Mmmm qué gusto me ha dado abrir los ojos en tu casa:-)

Un beso enoorme y feliz otro fin de semana :))

Daltvila dijo...

Sabía que te gustaría;)
Ya va apeteciendo la Primavera....

Muchos besos

Daltvila dijo...

Sabía que te gustaría;)
Ya va apeteciendo la Primavera....

Muchos besos

Sicilia dijo...

Aparte del colorido este de Pokemon de selva, Se lee con dificultad signorina..
Estoy seguro que lo puede hacer mucho mejor .jejeje

Este Ghandi pensar, pensó mucho, pero en su país, sigue habiendo escalas sociales ,esclavos y la mujer no pinta nada.
No cree que pudo hacer algo más?...
Estoy pelín descreído últimamente.
Un beso ambicioso
S

Daltvila dijo...

No le gusta? ;(
Pues yo lo veo muy fresco y primaveral..
En cuanto a lo de Gandhi, un solo hombre no puede canbiar todas las injusticias, pero, sin duda, impulsó bastante.

Besos..
Y no esté descreído...
Venga, le invito a un Martini con unas bravas

María dijo...

Daaaaaaaalt cielooooooooo ¿¿sigue vivaaaaaaa? Di algo te lo suplico, aunque se pequeñito para saber que estás bien ¿lo harás por favor?

MMuaaaaaaaaaaks! .. deseo que lo estés bonita.

el paseante dijo...

Me he pasado el arco por la barriga y de mi interior ha salido música! :-)

El post es precioso. Hace sonreír y genera optimismo. Le pasaré el enlace a una amiga para que se lo lea mañana. Un abrazOso.