domingo, 17 de julio de 2011

En cada instante, todo puede comenzar

...
- ¡Me siento demasiado feliz! Hoy lloraría ante el menor roce de tu piel...Siento como si algo hubiera terminado para mí.
-¿A qué te refieres?
-No me preguntes eso.
-Nada ha terminado. Sólo comienza algo. Además, ¿no crees que el final de algo es el comienzo de otra cosa?.. ( LO BELLO Y LO TRISTE, Kawabata)

Felicidad y llanto.
Hace mucho tiempo que no lloro. Mucho tiempo es, como todo, relativo. Tendría que computarse desde los últimos dieciocho meses. Recuerdo la última vez, fue en la comida de jubilación de un compañero de trabajo. Su mejor amigo y compañero estaba allí. Nos regaló a él y a todos los allí presentes un discurso de despedida cercano y sentido. Parte de sus palabras iban dirigidas a su mujer, a todos los años que habían compartido, haciendo referencia a detalles cotidianos de su día a día. Se me encogió el estómago ( si , quizás tengas razón, puede que el amor viva en este órgano vital). Añoré algo que ya nunca tendré, algo no exactamente así.

Hoy creo que tengo un mal día, echo muchísimo de menos a alguien.

P.D. Le dedico este texto a quien me prestó a Kawabata.

8 comentarios:

fiorella dijo...

Kabawata es precioso,lo descubrí este año y vale más que la pena adentrarse en sus letras. Espero tú día mejore,añorar y echar de menos es un punto de tránsito donde parar,pero hay que seguir, sí o sí.Un beso.

Amber dijo...

Te comprendo perfectamente, mucho y de tanto ser así, a mí, en cierta manera, tb. me causa pesar por ti.

Sabemos muy bien lo que es la añoranza, aquellos que, por ejemplo, hemos perdido a un ser muy querido. En mi caso, fue mi madre (un cáncer que se la llevó cuando apenas contaba yo con 22 años. Eso, sin duda, es durísimo) y/o un amor. 
De ahí que entienda de muy buena tinta que hayan días que duelen y recuerdos que nos martillean, sean estos anímicos o físicos.

Pero piensa, Daltvila, al menos tal como lo veo yo..., que el ser humano se experimenta como urgido a renovar de un modo, si quieres, fuerte, a la vez que LIBERADOR, resultado de un pasado más o menos nostálgico o privilegiado y así obtener el objetivo de asumir más lúcidamente su futuro individual.

¡Ánimos! Mañana será mejor día, ya verás.
:)

Daltvila dijo...

Gracias Fiorella y Amber.
No os podéis imaginar lo que me reconfortan vuestras palabras.
Fiorella, voy a tratar de quedarme el menor tiempo posible en el tránsito aunque, las tres sabemos que esta es una parada de estación a la que siempre regresas cada cierto tiempo.

Tienes razón Amber en que determinadas circunstancias de la vida nos han de servir para renovarnos y, yo añadiría, crecer.De todos modos, pienso que algunas ya aprendimos la lección, ¿no te parece? Un poquito de vacaciones no nos vendrían nada mal.

Besos.

Ruta de la Seda dijo...

No echas de menos a alguien, te echas de menos a ti creyendo en una persona concreta. Alguien es cualquiera y no es nadie. Alguien nunca sirve porque lo encuentras en un segundo y te precipita a la desorientación y la pérdida de ti a las misma velocidad en la que se convierte en un nombre.
Es morriña..... lo que tienes es morriña!
Es una de mis palabras favoritas. Es esa sensación de vacío contenedor, esa esperanza cansada pero hambrienta y cierta de ser saciada en algún momento, ese espacio de falta que se sostiene por la certeza y la esperanza. Es una mezcla de palabra no escuchada y de felicidad por el saber que todavía no eres sorda.
Es una de las sensaciones más femeninas y felices, porque te sabes vacía cuando fértil!
No la distancies de ti ni la distraigas, no la repudies ni la desmerezcas....... Es el principio de saberte completa!
Tienes la palabra mágica anidando en ti. Incuba y resguarda ese sentimiento porque dará su fruto!

Daltvila dijo...

Morriña: Tristeza o melancolía, especialmente la nostalgia de la tierra natal.

Pienso, Ruta de la Seda, que tienes razón, que siento morriña de alguien, de un pedazo de mí y, en consecuencia, de mí. Y también de otro tiempo, pasado o futuro, nunca presente y siento igualmente notalgia de mi tierra natal, no solo por la tierra en sí sino especialmente por mis amigos de la infancia.
Es cierto lo que dices la palabra mágica está dentro de mí y esta noche acudiré a ella en su forma de hoja roja del árbol de la esperanza.

Un abrazo sentido.

Espera a la primavera, B... dijo...

La nostalgia es otra forma de amar, uno no renuncia del todo a lo que la provoca y cree que así lo mantendrá vivo mientras se acuerde de ello.

La nostalgia es lo más cerca que podremos estar de algo o alguien que ya no está.

Pero uno vive en el presente y el presente requiere de poco equipaje para vivirlo intensamente. Hay que elegir.

Tiene gracia que yo escriba esto. Elegí la melancolía (o ella me eligió a mí) y bueno, creo que uno siempre puede rectificar.

... aunque nunca a tiempo.

Amber dijo...

Bon dia, DALTVILA:

Espero que hoy tu día sea mejor que el de ayer, que intuyo que sí... :)

Venía a saludarte.

¿Sabes?, no tengo por costumbre comentar sobre los comentarios que dejan otros lectores (prefiero remitirme a lo que dice el/la autor/a de un post), pero haré una excepción, y te diré que la "morriña" que tan bien describe "Ruta de la seda", es una palabran que resume casi todo, casi todo ese sentimiento de nostalgía, añoranza, melancolía y hasta tristeza.

La palabra "morriña", evidentemente, ya la conocía, pero aprendí su verdadero significado en Galicia, que es de allí donde procede, mientras que en Portugal y Brasil la palabra equivalante, supongo que sabrás, es "saudade". Ésta también resume mucho el "sentimiento trágico de la vida" y es muy bonita. Lo digo por el gallego y el portugués y lo tremendamente parecidos que son ambos idiomas.

Cuando estoy lejos de Galicia me entra una "morriña" importante de esa maravillosa tierra sus gentes, su cultura, sus meigos (o mágicos) paisajes, y hasta su gastronomía. Aunque no soy de allí, para mí Galicia es como mi patria adptiva.

Bueno, no me enrollo más, que sólo pasaba a saludarte y a cerciorarme que hoy sí que tienes un mejor día.

Mira, te dejo, para cuando lo necesites, un poema que no sólo es una preciosidad, a mi modo de ver, sino que es muy certero y muy aplicable en cualquier momento de la vida. Sean éstos momentos eufóricos y felices o no tanto. Es un poema lleno de sabiduría. Creo que te puede gustar.
Lo encontrarás en un post antiguo mío:

http://amberdejustine.blogspot.com/2010/03/imagine-woman.html

Abra7s, molts,

Ámber

Daltvila dijo...

Pues es verdad, parece mentira Toni. Está claro que la mejor manera de ayudarse a uno mismo, es ayudar a los demás.
¿Por qué no vuelves con tus historias tipo Gurb? Me encantan y me hacen reir. Hazlo por mí, please!

Gracias Amber por preocuparte por mí. Hoy estoy mucho mejor y es que, aunque despotrique del trabajo a veces, es la mejor medicina para esta clínica, no me permite pensar en otra cosa.
Luego, cuanddo esté mejor de tiempo, mepasaré por tu post.

Besos.