domingo, 6 de noviembre de 2011

Desde un lugar muy lejano ...




El tacto de tus ojos lo siento en mi boca,
la ternura de tu mano, en mi corazón,
me guía a tu mundo, a tu vida,
ansiosa de mostrarme todo, todo tú,
tu entorno y tú.
Cierro mis ojos.
Te veo atentamente.
¡Emanas tanta calidez!
Convertido en el servidor de mi corazón,
me miras ...
Tú y yo ya no estamos aquí.
Acabas de pintar con tus dedos
arcoiris de colores irreales.
Me sonries.
Tu voz, grave de sentimientos graves,
me canta desde un lugar muy lejano, dentro de tí.
Entornas tus ojos y yo besaría tus párpados, rozándolos apenas con mis labios.
Tus rasgos van redibujándose,
se multiplican hasta el infinito de las emociones,
haciéndome temblar de miedo al verte de cara,
por ver de frente al Amor.
Y solo ahora sé que te prometería amor eterno,
amor amputado de olvido,
amor sin retorno,
porque contigo todo lo malo se torna en bueno,
porque no pretendes que se vaya,
porque sabes que es inútil pretenderlo,
porque tú eres más hábil
y trabajas la materia,
la reciclas,
y solo veo tu obra creada de deshechos.
La tristeza la vuelves belleza,
es tu gracia mi inspiración.



Navegamos sobre un mar de puros sentimientos y ya no quiero llegar a ningún puerto, me contento con seguir flotando. No hundirme, sin más.

6 comentarios:

el paseante dijo...

Pues a mi me ha enviado un email Ámber contándome que has conocido a una persona muy especial, pero que de momento lo quieres mantener en secreto y que no diga nada.

Coñas aparte, creo que todos buscamos a alguien asi. ¿No?

Daltvila dijo...

¡Que se prepare Ámber a su regreso de L.A.;)

Bueno, Sr. Paseante, dado que tú eres infinitamente más discreto, te diré:

Realmente el poema está dedicado a mi perra a falta de hallar a esa persona tan especial que todos anhelamos conocer, aunque dudemos si existe o no alguien así.

Un abrazo, mi seguidor más bromista!

JValentina dijo...

La tristeza a veces se vuelve belleza..será por los recuerdos y las vivencias..que dejan un rastro de ternura ..un amor sin retorno..
Bonito poema
Un abrazo

Ámber dijo...

¡Ejemmmm! Así que se habla de mí y yo, aquí, a más de 9,000 Kms. de distancia y sin enterarme... ¡Vaya, vaya, aquí si hay playa! Con razón me pitaban taaaanto los oídos estos últimos días.

Dior, tiemblo sólo de pensar la que me espera a mi vuelta de L. A.

Me ha MEGA ENCANTADO este poema. Afortunado el receptor, porque no puede ser más que un gentil, inteligente y apuesto galán quien reciba estos versos tan preciosos.

Besísimos desde la Meca del cine.

Daltvila dijo...

Gracias por tus palabras JValentina. Ahora mismo me voy a asomar a tu blog :)

Daltvila dijo...

Ámber: Es impresionante que a esta distancia te pitaran los oídos, pero ya ves, Nuestro Sr. Paseante se ha ido de la tecla (lengua).

Tú de momento, despreocupate, ya hablaremos a la vuelta;)

Un abrazo muy fuerte!