domingo, 9 de octubre de 2011

Media vida o dos

Es como tener media vida ... o dos vidas. En cualquier caso, nunca se puede decir que tengas una sola vida.
Verlo de un modo u otro solo dependerá de si tienes un buen día o no. Yo siento la mayor parte del tiempo que son dos. Plagada de experiencias, de encuentros, de situaciones varias,....de tanto, tanto, que a veces me agoto y necesitaría parar un poco, tan solo un poco porque no quiero perderme ninguna de las dos.

Parar. Detenerme. Pararme para simplemente tumbarme en la hamaca, en la sobremesa, un día de sol, un día ocioso. Ponerme un pantalón corto que deje mis piernas al aire, quitarme los calcetines, coger mi almohada, la de mi cama, no me valdría un cojín del sofá, cerrar los ojos percibiendo a través de mis párpados la luz y sentir el dulce calor del sol en esta época del año, los pájaros piando alegres y la brisa de puntillas recorriendo mi carne, mis pies, mi rostro, haciendo que mis cabellos sueltos, esos que se escapan del resto, me acaricien la cara con suavidad etérea a poco que dance el viento.
Mi taza de té, vacía en el suelo, a mi lado, conservando aún el calor.
Mi perra tumbada también, de lado, estirada completamente, soñando a ratos con un perro con el que juega, moviendo sus patas y suspirando.
No quiero dormirme todavía, quiero ser plenamente consciente de esto que cuento, no perderme un solo detalle de cada uno de mis sentidos.
Quiero que mi novela se quede con el punto de libro en la misma página, quiero no abrirla porque finalmente me duerma y despertarme sin saber donde estoy, con el cuerpo cargado de la inestimable energía del sol.




Quiero abrir los ojos lentamente y sentir que mi vida, mi media vida o una de las dos mias, vuelve a comenzar de nuevo.



* Andaba gastando un poco el tiempo por aquí y me pregunté qué escribía yo hace un año... y encontré esto.
He hecho algo que no habia hecho hasta ahora. Republicar.
La leo y no me reconozco.
Además me falta algo, más bien "alguien" muy especial, que estaba en este texto y ya no está en mi vida actual. Es mi perra. Es ella y es la paz. Siento que mi vida va demasiado deprisa y demasiado lenta últimamente. Sí. No es ningún contrasentido. Va todo tan veloz que me es imposible parar para volver a ir lenta.
Es como si se hubiesen puesto a funcionar mal todos los relojes de repente, como si devoraran mi tiempo ansiosamente. El caso es que no me explico qué es lo que ocurre, por qué de repente todo, hasta lo más nimio, me ocupa muchos más minutos que antes.
Si escribo esto aquí es solo para obligarme a parar y adoptar la decisión de parar ahora mismo, cuando son las 00:15 horas.
Me comprometo con todos vosotros (por si me sirve más) a volver a vivir esas dos vidas en lugar de media o de un cuarto como parece ser últimamente.

Siento el rollo.
Esta es de esas noches en que empleo el blog como diario.

Como sé que alguien lo leerá,  porque sé que andáis por ahí a ratos, os envio besos y deseo que vosotros también logréis vivir vuestra vida conscientemente, sin desaprovecharla demasiado.

7 comentarios:

Ámber dijo...

Acabas de describir mi tarde perfecta, mi momento perfecto. Es -- gratamente-- soprendente descubrir los gustos tan parecidos que tenemos tú y yo.

No sólo verlo, pero también y, sobre todo, ponerlo en práctica, porque querer es poder, siempre.

Lo tienes todo, Dalt. Más de una vida, dos o tres, o, incluso, una, pero en el fondo tienes una VIDA, una vida plena. Eres una buena viviDISTA, que es mejor que una viviDORA, ¿no te parece?

Yo también le estoy muy agradecida a la vida por darme momentos tan especiales y, constanto, que éstos son tremendamente similares a los tuyos.

Sol de otoño que calienta para que podamos guardar todos y cada uno de sus vitales rayitos, suaves y mimosos y tenerlos a mano cuando lleguen esos días fríos e insípidos de invierno.

Un teíto, mi sabueso a mis pies y también soñando, él, con una perrita, puede que sueñe hasta con la tuya, fíjate-lo-qué-te-digo... Y todo eso tan maravilloso que describes.
De fondo, yo música clásica, cantatas de J. S. Bach, otras veces 'allegros e andantes ma non tropos' de Mozart, las más, sonatas de Beethoven, otras veces Jazz o Leonard Cohen y Sting.

Tu novela dejada en esa página mágica, como la mía, es algo premonitorio, creo yo.
La mía, esa que lleva como título "Corazón tan blanco". (Por cierto, gracias por habérmela hecho recordar hace unos días). En esta segunda lectura aún descubro cosas más sorprendentes y la disfruto más, si cabe. Estoy enamorada, Dalt, sí, de la LETRAS (en mayúsculas) del "joven Marías".

Tu tarde es una tarde ZEN, de esas que guardas en tu AlmaZEN. En definitiva, encantadoras. No es de extrañar, pues, que la hayas querido compartir aquí, en tu bitácora.

Pasa una estupenda noche.

Besísimos de parte de otra viviDISTA.

* Si no es mucha indiscreción... ¿Qué novela estás leyendo ahora?
:)

Mónica dijo...

Siempre he oido decir que el sol es media vida.
He visto que habláis con Amber sobre corazón tan blanco.
He ido a la estantería, he cogido el libro corazón tan blanco y he visto a lápiz la fecha de mi cumpleaños del año 93. No recuerdo el libo pero se que cuando lo leí me gusto mucho.

el paseante dijo...

Eso no es media vida, ni dos vidas. Es directamente una provocación a los que no sabemos disfrutar de esos pequeños momentos que recargan de energía.

La vida es simplemente eso: una perra, el sol en los párpados, los pájaros y la brisa. Me ha gustado mucho tu post.

Daltvila dijo...

Pues precisamente, Mademoiselle, estoy leyendo "Los enamoramientos" de nuestro admirado Marías.

FELICÍSSSSIIIIMMA SEMANA, Ámber!)

Daltvila dijo...

Muy buenas, Mónica:

A mí me encantó en su momento pero no lo he vuelto a leer aunque puede que lo haga pronto.

Felicísima semana también para tí :)

*A mí la peli me gustó aunque no sea un peliculón.

Daltvila dijo...

Sr. Paseante:

Provocación?

No

APOLOGÍA de la felicidad que provocan los pequeños (grandes) momentos de la vida.

Espero que estés mucho mejor y en plena forma para volver a pasear y así deleitarnos con tu vida cotidiana.

Que tengas una magnífica semana:)

Ámber dijo...

¿No te decía? Lo nuestro, querida, Daltivila, es premomitorio. Somos como ALMAS gemelas.

Para mí, "Los enamoramientos" es la mejor novela de 2011, en lengua castellana, se entiende.

¡Marías FOR EVER!

Un abrazo a ALMA bien abierta y a corazón también!