martes, 30 de agosto de 2011

¿A qué me sabe lo cotidiano?

A crepés de chocolate el domingo para desayunar,
al café de cada mañana,
a tierra mojada después de la lluvia,
a mi coche al regreso del mercado,
esa mezcla de fruta fresca y pan recién hecho,
al olor de mi perra cuando despierto
y escucho su respiración, cuando el día aún está oscuro,
al ruido de las hojas al rozarse mecidas por el viento,
a U2 y a Mozart,
a ese poema que me hace caer rendida a sus pies,
a la luz al caer la tarde,
al bizcocho recién horneado que ambienta mi casa,
la higuera de mi calle que siempre me transporta a la infancia,
al huerto de mis abuelos los veranos,
a ese "Te quiero" espontáneo ligado a un tierno abrazo,
las olas del mar haciéndome cosquillas en los pies,
a las sonrisas cómplices y las miradas de comprensión,

...

¡tantas cosas!

la amarilis asomándose cada primavera,
oleo y disolvente como aromaterapia,
un paseo con mi ciudad compartido,

...

7 comentarios:

Smiles dijo...

¡Qué bonito! Sobre todo oler el rastro que deja la lluvia :)

Amber dijo...

¡MMMMMMMMM, delicioso tu "sabor cotidiano", DALTVILA! ¡Qué guay!

Me ha, especialmente, gustado lo de la "mezcla de fruta fresca y pan recién hecho", igual que el "olor de tu perra cuando te despiertas".

Esto es lo que llamo yo saber aprovechar tu 'aquí y ahora' particular y sacarle jugo, pues lo que cuenta es el presente y lo que de él hacemos. ¡Es maravilloso!

Un beso enorme, co-jefa,

Ámber

hEto dijo...

A mí lo cotidiano me sabe a lame culos impudorosas.


Cuestión de caracteres, supongo.




Precioso post, cielo.
Me ha encantado.

Mi beso

fiorella dijo...

Lo cotidiano da abrigo, ese calor especial, aroma particular..Un beso.

anuar bolaños dijo...

Lo cotidiano es mi filosofía de amor.

Liliana Lucki dijo...

Que bueno escribir lo bello del día a día.

Comparto la sensación del mar ......

Mi saludo, desde el mar, al otro lado, Liliana

Anónimo dijo...

Hola a todos,soy yo,Daltvila (publico como anónima, como algunos ya sabéis, porque tengo problemas para hacerlo con mi cuenta):
Os agradezco a todos infinitamene vuestras palabras, ellas también forman parte de mi sabor cotidiano y deseo que nunca perdáis el don de saber saborear esas pequeñas cosas de nuestro día a día.

Besos