sábado, 16 de junio de 2012

Bossa Nova





Como siempre que aprieta el calor y se acerca el verano, yo iba escuchando música brasileña en mi coche.
El rítmo de Bossa Nova me refresca, me acerca a la sensación de estar a la orilla del mar, mojándome los pies y dejando que las olas bailen con mis piernas, de introducime más adentro hasta hacer pie de puntillas y tumbarme boca arriba, cerrar mis ojos y abandonarme completamente. Esto es lo que más me relaja del mundo...

Decía que iba escuchando esta música que tiene el don de abstraerme de todos mis problemas...

(¿Es posible establecer un grado de confianza extrema en tan solo cuatro horas?)

Se suponía que tenía que hablarle de mí y, sin embargo, empezó a hablar de sí mismo. A punto estuve de proponerle un cambio, que él se sentase en mi sitio y yo frente a él.

- Nunca conecté demasiado con mis compañeros de colegio. De todos ellos solo guardo relación con uno que, además, no vive aquí.

Continuó hablando de él, de su forma de ser, de sus miedos, de sus lealtades, de sus principios, de sus hijos, de su novia de toda la vida, de su origen, de...
Mientras hablaba, yo miraba con disimulo mi reloj, inquieta por la hora, pero para él parecía que de repente el timpo no importaba. Poco a poco fue oscureciendo hasta hacerse noche cerrada. Yo estaba muy cansada, tremendamente agotada. Por un lado deseaba acabar y marcharme a mi casa.
Por un lado, solo.

- Se ha hecho tarde. Nunca había terminado a esta hora.
- Si _le dije_ ya va siendo hora de que nos vayamos a casa.
- Cada uno a la suya - añadió él.

El balance era muy bueno, demasiado bueno. Pero al mirarle por última vez, no pude evitar  pensar con ironía: "Puede que este lunes te acabe odiando."

Me dirigí a mi coche, le di al play y volvió a sonar esa música que tiene el don de convertir cada vivencia mía en un compartimento estanco de mi vida.

14 comentarios:

De cenizas dijo...

¡Que siga la música!
Y cada uno a la suya.... casa, conversación...


besos

Fer dijo...

Me atrapó este relato y aún más el anterior. Y me encanta la Bossa. Te recomiendo Bossa hablada en portugués, Bossa auténticamente brasileña para que surta aún mejor efecto. Por aquí decimos: "Taza, taza... cada uno a su casa." Y san se acabó.

Un saludo y gracias por pasarte por mi jarrito!!!

Sergio dijo...

Nada más leer lo de tu Bossanova me he puesto Astrud Gilberto cantando a la de Ipanema. Me he aficionado porque la ponen mucho en la biblioteca.Relajante... Y así me he tomado tu post.
En cuatro horas yo no le cojo confianza a nadie pero es cuestion de personalidad. Cada uno sabe lo que necesita para eso.

María dijo...

Cuando venga NURIA a tu casa DALT le va a dar la risa porque parece que habéis vivido las dos, un encuentro de esos, casi mágicos ;-)

Aunque tu historia puede que sea ficción, supongo que como en todo lo que escribimos siempre hay un poquito mucho de nosotros y lo que vivimos sólo que lo envolvemos en palabras a ritmo de bossa nova y entonces aquí también el encuentro se hace mágico...

Pero yo... me he quedado con una intriga intrigante jajaja es que soy muuy curiosa lo siento... tú querías quedarte pero, no... y él irse pero, sí o él no quería pero sí y tú no pero también... ¿o qué es lo que ha ocurrido? jajaja


Me voy con mis neuronas hechas cisco por tu culpa jajaja que lo sepas:-) pero eso sí... muuuy relajadita.


Mira, te voy a dejar a otra brasileña, esta vez del jazz que a mi también me relaja muchísimo... además la música que es así pelín melancólica te tare un poco de lluvia fresquita por si la necesitas...aunque hoy aquí ¡¡por fííííííííínn!! hemos tendio un días precioso del todo... así con un sol como tiene que ser con rayos potentes nada de flacuchos como los que he visto hasta ahora:-)


A VER SI TE GUSTA :-)


Un beso inmeeenso preciosa y muuuuy feliz resto de finde.



PD
Yo... para contar mis intimidades a nadie, sería muuuy difícil que me llegaran sólo cuatro horas.. pero para sentirme como si conociera a alguien de toda la vida...a veces en media hora ya me siento así:-)


Muaaaaaksss bonita.

Daltvila dijo...

Como decían De cenizas:

¡Qué no pare la música!

DON´T STOP MUSIC!

Y que tampoco pare el baile, las charlas, la vida,...

Un abrazo fuerte

*Tienes el premio al primero. Gracias por comentarme.

Daltvila dijo...

Gracias a ti, Fer:)


Me alegra lo que me dices de que te has sentido atrapada.Cuando escribo trato de expresar lo que siento, otras veces lo que vivo,.. desgrano lo que me llega y nunca sé si llegará a los otros o admitirá interpretaciones mil o dejará en la duda, como le ha pasado a María...¿??

El placer es mío por descubrir tu blog y espero seguir viéndote por mi casa.

Bienvenida!

Daltvila dijo...

Tampoco te vayas a pensar, Sergio, que yo tomo confianza por sistema en tan solo cuatro horas. Esto me pasa rara vez o nunca y cuando me pasa,es muy probable o posible o cabe una mínima posibilidad de que me pegue con el tiempo un morrazo impresionante.

¿A qué tiene algo la música brasileña? A mi me cautivó de adolescente y cada vez la entiendo más. Pienso que tiene mi rítmo vital porque me hace sentirme "como pez en el agua".Mi última gran adquisición ha sido una au´téntica JOYA. Es un triple CD titulado BOSSA NOVA 50 ANIVERSARIO BRASIL A COLETANIA DEFINITIVA.
Es una pasada!!!

Besos

Daltvila dijo...

Por supuesto Astrud Gilberto no falta

Daltvila dijo...

María:
Me creaste la curiosidad y ya me he asomado al blog de Nuria.. A las dos nos dió por hablar de la confianza :)

Lo que cuento aquí, María, o es absolutamente verdad sin adornos o absolutamente faltasía sin toques de verdad como no sean los que te da la vida y que no puedes evitar que se cuelen entre las letras y entre las líneas.

En este caso voy a ser "mala" y no te voy a aclarar tus dudas porque esto tiene que ser como esas películas que te dejan un final confuso, con pie a la imaginación de cada cual Jajaja...

Un millón de gracias por tu regalo musical. Ya sabes que a ti te asocié a una canción brasileña ;)
Esta la elegí solo por el video, por el mar turquesa,...

Espero que estés aprovechando hasta el último minuto del finde y que ayer te cargaras con la energía del sol, tal cual como una placa solar.

Besos y abrazos y más besos y más abrazos.....

* Espero tu nueva entrada con ilusión, que lo sepas :)

Nuria dijo...

Me había ido pasando por aquí, pero en silencio. Anoche vi tu entrada y pensé la casualidad enorme de nuestros encuentros, pero no te pude comentar (mi móvil a veces se niega xP). La confianza en un par de horas es difícil que surja, pero cuando ocurre es mágico. Seguramente la caida será mayor, juas.
Un beso enooooooorme, y feliz casi comienzo de semana!

Sicilia dijo...

Vaya signorina veo que no pilló!!

Lo de Nuria fue Mágico, lo suyo Magico! jeje
Y cuánto dice que lo aguanto?

Su nivel de sufrimiento y aguante me asombra signorina. Esa chapa solo se la aguanto a mí jefe.

Que por estupenda que sería una mujer y su conversación,,,,,
Vamos! Cuatro horas, su mamá la iba a aguantar ....jajajaja

Lo se, carezco de ese enamoramiento tonto, insuso y de adoración.
Prego! Quería decir Magia

Beso

Sicilia.

Daltvila dijo...

Yo no creo que sea magia Nuria. Creo que al final todo tiene una explicación lógica, plausible, aritmética o biológica, simplemente.

Besos.

Ya contarás qué tal el exámen de alemán. Yo soy más del idioma francés, sensual y sugerente, de distancias cortas. El alemán es frío, cortante, nada cálido.

Daltvila dijo...

Vaya, Sici!!!
Tal y como te presentas, te imagino un pedazo de carne con ojos, Jajaja (no te me mosquees, please!) que ve en una mujer, pues lo mismo, un pedazo de carne con...ejem ejem

Yo tampoco creo que sea magia, aunque es bonito presuponer que es así. Es química, es piel, son neuronas conectando,...

Un apretón de manos

el paseante dijo...

Me aseguraste que eres discreta y el encuentro quedaría entre nosotros. Si es que en cuatro horas no puedes conocer a una persona...