domingo, 25 de marzo de 2012

Personas como tú y como yo

Me dijo:


-  ¡Deberías tener un blog!

- ¿Y eso qué es?
- Ya te lo explicaré, pero en esta situación te iría muy bien. Es algo de internet.

- (¡Horror!) Si es por internet, creo que no será, que no lo tendré, porque no confío en absoluto en ese mundo. Me da miedo, no sé si se puede confiar en la gente que navega en ese medio, si puedes creer lo que te cuentan. Me aterra comunicarme con alguien cuyos ojos no veo.
- ¡Déjate de prudencias! Internet es como la vida real. ¡ Te asombraría saber quienes están ahí! Personas como tú y como yo. Los tiempos han cambiado y con tu lío de vida y el poco tiempo del que dispones, bien podrías tener ahí una valvula de escape, tu espacio, tu reducto de paz. Podrías sentarte al final del día ante el ordenador cuando todo está dormido y conocer gente que probablemente tenga más afinidades contigo que aquellos con quienes te codeas a diario o puede que aquellos con quienes te codeas a diario escondan un mundo interior muy rico pero que, al ritmo trepidante en el que nos movemos durante el día, resulte imposible extraerlo.
- ¿Y no podrías adelantarme algo?
- Ahora no tengo tiempo. Tenemos que quedar otro día con tarde por delante y te ayudo a crearlo. Luego tú escribe sobre lo que quieras, sobre lo que sientas, sobre lo que te apetezca. Suelta lo que llevas dentro o puedes evadirte y escribir sobre frivolidades. Tú misma lo irás creando sin darte cuenta.Y si te cansas, con cerrarlo basta.

- ¡Mira que te gusta crear suspense!




Me dejó intrigadísima.



.......................






Pasaron varios meses y nació tal y como cuento en mi primera entrada "A veces suena la flauta".



........................




Pasaron unos cuantos meses más.
Una noche estabamos cenando en un Mc Donalds (lo siento pero es así, era un Mc Donalds y os aseguro que a mí me va lo de la dieta sana pero un día es un día).
En un lugar tan artificial, tan superficial, tan de cartón-piedra, una vez devoramos la hamburguesa, las patatas fritas y la Coca-cola light, me preguntó qué tal me iba con el blog, aunque yo era consciente de que me leía a pesar de que ni comentara ni figurara entre mis seguidores.


- Es extraño _ le contesté. Tenías razón Estoy descubriendo a personas muy interesantes, que escriben genial y que merecerían ser escritores conocidos o puede que lo sean y vayan de incógnito. No sé.

- Ya te lo dije.

- A algunas de estas personas me gustaría llegar a conocerlas personalmente pero me da bastante respeto y temo también que me sienta defraudada ante la imagen que me he construído de ellas. También temo que el hechizo desaparezca y no volver a saber más.

Dejó transcurrir unos instantes con la mirada perdida y hallada en su mente, en sus recuerdos y vivencias.
- Yo sí llegué a conocer a algunas. Ya sabes que a lo largo de los últimos años he tenido varios blogs. En la actualidad sigo conservando la amistad con algunos aunque ya no escriba.

- Sin embargo, creo que yo dejaré las cosas como están.

- No podrás. Llegará un momento en que necesitarás el conocimiento personal. Estas relaciones virtuales no resisten así mucho tiempo. Es inevitable.





De vuelta a casa entendí la razón por la que me regaló la novela de Daniel Glattauer, "Contra el viento del norte", mucho tiempo antes.



8 comentarios:

Houellebecq dijo...

Pues no he leído la novela pero el camino de pensamientos que llevan a alguien a escribir un blog y algunas de las indicaciones o contraindicaciones que puede tener me suena a muy real. Yo mismo podría firmar esa experiencia. El amigo que me dijo lo del blog, el blog, la gente que conocí, la gente real que he conocido, las dudas antes de hacerlo real...

fiorella dijo...

Un blog es como la vida misma. Se conoce gente, nos conocen...Mi experiencia es buena, conocí personalmente, me conocieron. Me quedo con lo bueno, con amistades como de toda la vida. El libro que te regaló,lo leí y es precioso,lo mismo su continuación, te lo recomiendo. Me recomendaron tu blog,tiempo atrás y ya ves...no me fuí más.Un beso

María dijo...

No conocía le libro que mencionas, pero la realidad de la blogosfera cada vez más, casi tres años aquí, da cierta perspectiva y mi impresión es del todo positiva, a mi sin ninguna duda me sirve de válvula de escape, me sirve para conectarme en los momentos en los que por mi trabajo tengo que estar enganchada al ordenador y por mi naturaleza parlanchina necesito hablar con alguien y oxigenarme la cabeza... he conocido a muchas personas de los blogs en carne y hueso, jamás nadie me ha desilusionado, toodo lo contrario, si me gustaban en le blog en persona aun más si conectamos en los blog en persona más y mejor, de hecho dos de ellas hoy sin lugar a dudas son algunas de mis más íntimas amigas, de esas que puedes decir del alma, así que a mi que no me pregunte nadie, porque sé que hay malo, como en todas partes, pero yo he sido tan afortunada hasta la fecha que no me ha tocado... cruzo los dedos y toco madera.


Contigo, ya vez... de vernos de reojo en un blog... a estar de paseo de tu casa a la mía de la mía a la tuya... un día nos conoceremos ya verás, por cierto que seguramente a finales de mayo me acerque a Barcelona, si es seguro y puedes a ver si es la ocasión de vernos la cara, será un placer.



Un beso inmeeeeeenso DALT, muy feliz domingo.

De cenizas dijo...

Todo lo que dices es cierto, pero no. :)



besos

Supe dijo...

Un paréntesis en el que simplemente hablar y escuchar, pero en silencio.

el paseante dijo...

La verdad es que no le veo ninguna gracia a esto de los blogs, a excepción de la subvención de 1.480 euros mensuales que concede el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya a todos los residentes en este territorio que actualizamos al menos una vez por semana. Si no, ¿de qué estaría yo aquí perdiendo el tiempo con tonterías? Anda ya.

pecadocapital79 dijo...

Interesante y real lo que hablas, estamos en este mar, somos peces y a veces, solo a veces dejamos que la marea haga el resto.

Salud-os.

Pd: donde coño estarán las tiburonas?

Larisa dijo...

A mí no me conozcas nunca. Si descubres que en realidad soy un señor con canas y barba y actual titular del ministerio de Agricultura de España, es posible que la imagen que tienes de mí cambie.

Un beso.