miércoles, 27 de noviembre de 2013

STOP








Hace semanas que ya no me despierta la alarma del teléfono. Me despierta mi cuerpo a las tres, a las cinco, a las seis.
No soporto el sonido de la alarma, de manera que mientras me dirijo mareada a la cocina busco la alarma para desconectarla.
Enciendo la radio. Tomo dos naranjas y me preparo un zumo.
Preparo el desayuno dedicándole el triple de tiempo del que tardaría si me hubiese despertado del todo, pero sigo en vigilia aunque mis piernas y mis manos se muevan. Van solos, movidos por la inercia mientras mi mente, cansada, se pregunta por qué no logro dormir bien de una vez.
 Ohhhh.... ese sueño reparador!
Me preparo un café con leche cargadito y unas tostadas con aceite que dejo a mitad mientras despierto al resto.
Me pongo cualquier cosa y un polar. Voy a la parada. Besos y sonrisas y deseos de un buen día.
Regreso y termino mi tostada y mi café mientras me deprimo escuchando las noticias.
Me ducho y me arreglo, me maquillo lo justo, me perfumo y me calzo los tacones. Esos centímetros de más, incómodos, ayudan a situarte en el papel de mujer trabajadora, segura de sí misma, luchadora, superwoman. Durante mi jornada laboral dejo detrás, en duermevela, a la otra mujer, la genuina.
Salgo corriendo del trabajo a comprar un pantaloncito o una falda negra imprescindible para esta tarde. Zara me salva del apuro, pero son las cuatro y no he tomado nada desde el desayuno. Vuelvo a casa con el tiempo justo de picar algo y salgo disparada al colegio y luego al conservatorio y luego a comprar pilas para la cámara y luego me siento a esperar en una sala. Enfrente un niño protesta a su madre porque está cansado y no quiere hacer los deberes. Es bastante razonable lo que dice. Lleva fuera de casa desde la mañana y lo que quiere es regresar, tomar un baño, ponerse el pijama, cenar y jugar o sentarse en el sofá para ver un poco la tele.

....

Ceno. Me siento en el sofá y me quedo dormida.


15 comentarios:

Temujin dijo...

A mi ya hace años que no me hace falta el despertador, tambien me despierto varias veces.
A mi la falda, la verdad y para no engañarnos, no me hace falta, al igual que los tacones, no pegan con la espada.

Vivimos en una sociedad en la que la produccion en cadena no se para ni en la vida particular...no se si estamos acertados, mejor dicho, rectifico, nos equivocamos totalmente.


Un saludo.

S. dijo...

Un retrato de actividades rutinarias y deprimentes del día a día con el que se puede identificar cualquiera. Incluso yo, desde mi mente masculina entiendo esos días que parecen más una maldición de dioses griegos como subir una piedra por una montaña y al llegar arriba ver como se cae otra vez para abajo y vuelta a empezar. Días pesados sin objeto ni un gran premio final(o ninguno). Desolador pero cierto. Espero que me entregues para pronto algo que avise de que tienes también tus luces después de las sombras. Saludos.

Daltvila dijo...

Nos equivocamos Temujín, sin duda.

Y una faldita con mallas? ;D

Daltvila dijo...

Anhelo tanto o más que tú esas luces y aparecen en escasas ocasiones.
Es saber que la vida podría ser infinitamente mejor para todos lo que genera la desazón.
Pero no me hagas mucho caso :)

Perdón por la tristeza.

Besos

Temujin dijo...

Me tendría que afeitar la imagen... jajajaja

la quiltra dijo...

has descrito mi vida...

Daltvila dijo...

Somos muchas así Quiltra :(

María dijo...

Vaaaya DALT cielo, lo siento... es agotador moverte a toda velocidad cuando el cuerpo no te responde por falta de descanso, como si los músculo fueran rígidos y tú tuvieras que hacer el doble de esfuerzo para moverte.,.Lo cierto es que si aguantas y finalmente tienes un momento de reposo, cuando paras, tal cual te ha ocurrido caes rendida. Hay días durillos de sosportar, siento que este haya sido uno de ellos,

Nada es peor tortura que no dormir lo que necesitas y eso depende de cada persona. Lo peor de todo es dormirte, despertarte, volverte a dormir... ese trajín al menos para mi es mucho peor casi, que no dormir. El insomnio es una tortura, alguna vez lo he sufrido. Yo duermo poquísimo, entre semana en el mejor de los días 5 horas, parece poquito pero si te acostumbras y duermes profundamente como yo lo hago habitualmente, te levantas bien.. hubo un tiempo que si no dormía 8 o 9 horas no podía con mi vida... pero ya ves, a todo se acostumbra uno y corro y corro sin para y como sea hasta llego... eso sí, los sábados y los domingos abro los ojos cuando me apetece... a veces amanezco a las 12 del medio día:-)

Ojalá esta noche de duermevela sea la excepción y la regla sea que descanses como un bebé.

Muchos besos bonita y ... como supongo estarás ya dormida.. ¡¡ojalá felices sueños!!

Daltvila dijo...

Sabes María? Después de dormir poquísimo estas semanas, hoy me he despertado a las diez. Hacía años que no me pasaba!
Los días durillos se han comvertido en la tónica general y esos días escasos y diferentes en que haces lo que quieres realmente son días especiales y valiosos.
Me niego a que sigamos con esta forma de vida. Soy rebelde y poco conformista. Es uno de mis defectos :(

Muchos besos para ti y espero que tengas un precioso finde con la gente que quieres :)

Ámber dijo...

Ohhhh, no DALT, pobreta tú! El insomnio es terrible. Estar acostada en la cama dando vueltas sin poder apagar los pensamientos… ver que el reloj avanza y tú te tienes que levantar a las 6:30 y no logras conciliar el sueño. O te despiertas en repetidas ocasiones... ¡Arrrrghhhh!

Creo que el insomnio ocurre, entre otras muchas cosas, porque no se logra acallar pensamientos. Si es tu caso , te doy una fórmula que a mí me ha funcionado en tiempos de insomnio. Lo que debes hacer es dirigirlos hacia un objeto mental fijo. Por ejemplo, recrea una noche muy especial para ti, desde el principio y así hasta que te quedes dormida. Además, tendrás la oportunidad de recordar cosas chulas para tener dulces sueños. Si lo pruebas ya me dirás qué tal. ;)

¡Me alegro de que hoy hayas dormido de un tirón y te hayas levantado a las 10! ¡Qué bieeeen!

Te deseo un finde lleno de CONFORT y mucho BIENESTAR.

Besos, muchos, y te mando buena energía para que la semana que viene te sea más placentera.

Daltvila dijo...

Gracias Ámber:)

Me alegro mucho de "verte" de nuevo. Espero que estés muyyyy bien y que la vida te sonría.

Me parece muy buen consejo. Lo pondré en práctica.

Ha sido un fin de semana tranquilo y feliz, en calma.

Deseo que tengas una buena semana y yo también te mando buena energía, mucha.

Un abrazo muy fuerte

Sicilia dijo...

El pasillo de mi casa a veces parece un súper, gente hacia todos los lados.
Me gustan las mujeres en sus tacones y perfumadas, superwoman.

Tengo como defecto acostarme tarde, la culpa es de la mía Mamma, bueno eso y lo del Martini es una debilidad asumida y familiar..

Lleva razón el niño.

Per favore, las superwoman no se quedan dormidas en el sofá...
Buahhh Estos chinos nos llenan de copias Ja.

Besitos en pijama.
Sicilia

Sicilia dijo...

Amberrrrr:
Hola guapa.
Te mando besos...
Estas segura que si dirijo mis pensamientos hacia ti, dormiré mejor . Mmhhhhhh probaré. Ejemm
Sicilia

Daltvila dijo...

Se equivoca, solo las auténticas superwomans nos quedamos dormidas en el sofá.
Por cierto, que también somos made in China :P

el paseante dijo...

Le damos demasiada importancia a aspectos de la vida que en realidad no tienen tanta. ¿Se va a detener el mundo si llegamos tarde a una reunión o no cargamos la cámara con pilas? Espero que ahora vayas menos cargada de responsabilidades, Dalt.