martes, 29 de octubre de 2013

No sé ...



Algunos nacen con una cantidad precisa, ingente pero precisa.
Otros están dotados de una fertilidad prodigiosa y son capaces de multiplicarla y conforme más tienen, de más gozan y dan a gozar a los demás.
Los hay quienes fueron capaces como si fuera infinita pero un buen día, algo o alguien secó de repente aquella fuente que parecía inagotable.
Puede que sin darse cuenta los primeros sean incapaces de gestionarla, no racioalicen o de hacerlo, venza cualquier cosa no-razón y se centren tanto en alguien que olviden todo lo demás, incluso se olviden de si mismos... Y se vuelvan cada vez más pequeñitos, más insignificantes, conforme se van dando sin pensar, derrochándose sin límites y se olviden de que la cantidad era ingente pero precisa.



12 comentarios:

maría josé tirado dijo...

Soy de la opinión de que incluso las fuentes secas pueden volver a manar profusamente con la limpieza adecuada, así que si se secó es cuestión de gestionar su nuevo funcionamiento del modo adecuado, y por supuesto con mucho mucho esfuerzo. Saludos!!

S. dijo...

Creo que tienes cantidad de algo pero te falta de otro sitio. De alguna manera estamos todos compensados. Y también depende de lo que dice maria josé más arriba. Las fuentes que se secan pueden volver a manar. Estás muy reflexiva últimamente.

j. dijo...

No sé... Me pareces de una sensibilidad desbordante. Esa canción... es como una caricia triste...
Me encantan las canciones tristes, pero no la tristeza. Creo que necesitas mi corcho. Con él te podrás hundir hasta el fondo y después, cuando quieras, volver al flotar en la superficie. Tómalo.
Sabes, hay algo que nunca se puede agotar; que nada ni nadie puede agotar. La fuente de donde mana todo. Esa Luz que nunca falta en el alma. Para esa Luz no hay medida, tranquila. Está intacta. Dan ganas de abrazarte muy fuerte...

Me encanta esa canción. Tercera vez seguida que la escucho.

Derrocharse sin límites me suena a música celestial, pero únicamente cuando se hace con quien lo merece.

Besos, abrazos...

María dijo...

jaja con el corcho mágico de nuestro J y sus abrazos, si acaso tuvieras un poquito de tristeza por ahí, sin duda mi querida DALT se evaporará, sobre todo si además lo acompañas de esa compota riquísima de la que me ha hablado un pajarito:))

No creo que el amor sea algo finito, ni medible, ni cuantificable... es un sentimiento que nace dentro y si dentro todo está como debe, nada ni nadie puede terminar con él, cuanto más amas, más amas...y de una u otra forma recibes amor... es una progresión geométrica de libro jajaja y desde luego, naaaadie se puede volver pequeñito por su culpa, eso es imposible... si sucede, no estamos hablando de amor DALT cielo, hablamos de otra cosa diferente :))

La música... es cierto, talmente una caricia, como tú:))

Un beso inmeeeeeeeeeenso preciosa...

Cuídate mucho mucho y sigue regalándonos cosas bonitas como esta. Graaaciaaass.

Sicilia dijo...



Nada está compensado, nada equilibrado, nada está repartido justamente.

Pero
Soy curioso, me gusta beber de todas las fuentes de conocimiento..

Un MARTINI signorina?
Beso

Sicilia

Sicilia dijo...

Prego:

Recuerdos y Besos a Amberrrrr..
Sé que le llegan...
Baci

Daltvila dijo...

Gracias M. José :)
Quiero creer q es así.

Feliz finde

Daltvila dijo...

No lo sabes tú bien S.! :(

Debe ser este otoño y el cambio de hora.

Besos

Daltvila dijo...

Gracias J. por tu cálido abrazo y por tu corcho. Debes saber que me llegó al corazón. Tú sí que tienes una sensibilidad desbordante. Me alegro de que te haya gustado tanto la canción.

Muchos besos

Daltvila dijo...

Ayyyy mi María, contigo es fácil recargarse de amor.
Besos y un grannnn abrazo :)

Daltvila dijo...

No me quites la ilusión de encontrar el equilibrio :(

Acepto un Martini.

Besos

el paseante dijo...

Siempre hay que guardar un poco para uno mismo. La generosidad desbordante a menudo tiene un punto de no retorno.