domingo, 21 de julio de 2013

El poder de los besos





Temo escribir algo que estropee lo que esta canción transmite, de manera que os dejo a solas con el video y la letra.

......

A lo largo de nuestra vida, si sumaramos el número de besos que queriendo dar, no damos, ¿cuántos serían?

Alguno de esos que se quedaron en un mero impulso contenido en nuestro interior..

¿nos habría cambiado la vida?


Espero que os guste...




*Hay personas que tienen el don de descubrirnos canciones, novelas, películas o atardeceres. Esta canción y este cantante me lo descubrió una persona que aún cuando todavía no ha rebasado su condición de "conocida" y puede que nunca lo haga, siempre me ha parecido muy especial, es alguien especial.

14 comentarios:

S. dijo...

ay, he descubierto tantos libros, películas y música gracias a desconocidos que luego fueron conocidos-as o no...
La reflexión sobre esos besos no dados es inevitable. Bueno yo la tenía sobre otras cosas que no hice como... en fin, algo menos romántico pero el sentido es el mismo. Un saludo.

Olga Ruiz Trinidad dijo...

Nunca temas escribir. Será igual de fantástico si lo haces a medio camino entre el corazón y la razón.
Besos.

Cielo dijo...

Gran canción de Zenet
una delicia.

Y que pasa con los besos que aún no nos dieron en alguna parte de nuestro cuerpo?

Los pedimos?
O esperamos a que alguien
se acuerde que hay lugares
tan lindos por besar.

Un gran post Dal
dejo un beso en mi lugar favorito.

Daltvila dijo...

Ejemmmmm...
S.

no entiendo ;)

Daltvila dijo...

Estar más cerca del corazón o de la razón va a días... Lo que de verdad me cuesta es la equidistancia :(

Bienvenida a mi humilde morada virtual Olga

Escribir es una necesidad y un placer

Daltvila dijo...

Qué misterioso Cielo...

Se me ocurre que si alguien nos besa en ese lugar lindo para nosotros puede que sea como cuando se acierta con el zapato por el príncipe de la Cenicienta..

Besos

Me alegra verte de nuevo!

maría josé tirado dijo...

Los besos que no dimos, a saber cuántos no recibimos por el mismo motivo... Mejor morir en el intento que sin haberlo intentado. Saludos :)

Daltvila dijo...

Siempre me ha gustado eso de "morir en el intento" :)

Estaría bien poder conocer esos besos que no recibimos por el mismo motivo...

Bienvenida por aquí, aunque últimamente tengo esta casa un tanto abandonada ... un día de estos me pondré de nuevo a ocuparme de ella.

el paseante dijo...

No hace falta que sean besos (los de las mujeres acostumbran a dejar trazos delatadores de carmín). Puede ser una mano en el hombro, unas palabras, una mirada...

Yo también tengo camellos proveedores de cultura (tú entre ellos) :-)

Daltvila dijo...

Caray, Paseante....
Cómo se le ocurre contarlo así ;D


Besos carmín....
Se relaciova Vd con mujeres muy coquetas : D Yo soy más de pintarme las uñas de los pies...

Son esos pequeños gestos...
Besos en esta sobremesa de domingo, mientras otros duermen la siesta.

María dijo...

Yo no te doy un beso de "esos" pero sí uno de los míos con todo el cariño que sabes te tengo DALT, mil graacias preciosa... como tú, llenito de caracolas y mar azul:))

Y por favor como sé que por aquí suele pasarse AMBER le transmites cuando venga mi gratitud por todas sus palabras de estos últimos días... y le das de mi parte otro beso graaande para ella.


La canción es una delicia, gracias también por ella.



Muaaaaaaaaakss!! enoorme bonita.

Daltvila dijo...

Gracias a ti, María, por estar...

Muchos besos y disfruta todo lo que puedas del verano, del sol y del mar.

*Seguro que Ámber te ve por aquí :)

Mario dijo...

¿Cuántos besos caben en un cuerpo...? Eso me lo preguntaron hace mucho tiempo, después lo escuché en una canción, o en varias, más tarde lo leí en una novela autobiográfica, y ahora me viene a la mente aquí, en tu texto, en tus reseñsa al leerte. Lo tuyo me da para pensar, también, en la persona que me prestó aquel libro y me robó los besos, o en el amigo que me dio a conocer a aquel cantautor, o algo así como los etcéteras que se acoplan a este comentario...

Me encanta llegar, leer, disfrutar, comentar...

Un abrazo.

Mario

Daltvila dijo...

Y a mí me encanta Mario que te encante llegar, leer, disfrutar y comentar porque son un lujo tus comentarios...

A ver, cúantos besos?

me gustó eso de aquella persona que te prestó aquel libro y te robó los besos :D

Un abrazo