jueves, 19 de marzo de 2015

Ahora





Ahora todo queda desvaído por el tiempo vivido y sin embargo, es el tiempo pasado el que se muestra más nítido e intenso.
Me tumbo al sol sin ti.
Paseo por la playa sin ti.
Tomo pipas sin ti...(borra esa sonrisa de tus labios ;)

Mientras, tú andas buscando otro amor express, hecho de palabras de WhatsApp, de esas que viajan sin vida propia dentro de tus gigas prestados. Ese sentimiento en pequeñas cápsulas que rellene los huecos por los que se filtra el frío al descuido y que te suba la temperatura hasta lograr olvidar quien eres en realidad.

¿Quién eres tú?

La distancia es la mejor medida profiláctica cuando solo pretendes jugar al amor.

4 comentarios:

S. dijo...

Pues sí, se recomienda en cualquier mal de amor la distancia. A eso hay que sumarle un largo tratamiento de tiempo de espera. Ocasionalmente y si la suerte acompaña, una nueva ilusión y un clavo que saque otro clavo pero esto no se debe forzar. Pero en este post se ve todavía la nostalgia y el pensamiento dirigido hacia ese alguien que guasapea frívolamente. En fín, todo acaba por importar poco. El problema es mientras importa. Saludos, Dalt.

Daltvila dijo...

Me ha gustado tu receta y ese " si la suerte acompaña"...
Es cierto que al final todo acaba por no importar y lo único que importa siempre es el amor de verdad.
Y no hay que forzar, sí...pero un poco de predisposición no va mal.
Me alegra mucho verte por aquí a pesar de mi dejadez.
Un cariñoso saludo y espero que estés bien

el paseante dijo...

A lo largo de la vida nos cruzamos con muchas personas, pero sólo unas pocas se quedan a nuestro lado. Esas son las que merecen la pena (no es necesario que tengan whatsapp).

Daltvila dijo...

Esas,... sí, pero también algunas que no supimos conservar a nuestro lado.
Es posible que sea mejor que no tengan whatsapp y así comunicarnos hablando por teléfono como toda la vida :)