sábado, 13 de septiembre de 2014

Una cocina a prueba de ratones, de Saira Shah


"Cuando era pequeña, solía imaginar que mi cama era un barco y que me hallaba en plena travesía. Ahora, en mi nuevo papel de madre, vuelvo a jugar a eso.Todas las mañanas, cuando Tobias ya ha salido pitando de la cama, saco a Freya del moisés, la meto conmigo bajo el edredón y zarpamos. Navegamos hacia distintos continentes por mares oscuros como el vino. Ella es mi mundo; el nuestro es un viaje de descubrimiento."

Es solo un fragmento de este libro maravilloso de Saira Shah. Es un libro sencillo pero de una hermosura inmensa, esa que solo podemos hallar en lo aparentemente sencillo.
Llevaba más de un año tratando de acabar una novela y echándole la culpa de no hacerlo a mi falta de tiempo. Se trataba por otro lado de un bestseller.
En "Una cocina a prueba de ratones" primero tiró de mí la foto de la portada, una cocina rústica. Me chiflan las cocinas rusticas! Después el título y por último, el resumen de la contraportada. Sin embargo, desde que empecé a leerla me demostró que no era la falta de tiempo  la que perpetuaba la otra novela en mi mesilla de noche.El libro de Saira Shah me ayuda estos días a traerme hacia el lado claro de la vida.

Me he dado cuenta de que la vida solo se puede beber de dos maneras, como un vaso de agua fresca o como un vino picado. Es la misma vida para todos pero nosotros elegimos. ..En ocasiones son las adversidades precisamente las que nos hacen sentirla y vivirla mejor, tal y como se merece. Todo esto no deja de ser un topicazo, pero al menos yo necesito que me lo recuerden.

Todo este tiempo he recordado que tenía aquí este blog y a veces se me ocurría escribir algo o tenía algo que contar o compartir, pero no lo hacía por la pereza de hacerlo y me perdía este rato de sentarme conmigo misma y de tratar de ordenar mi cabeza y mi corazón con palabras.

Desde que abrí el blog hasta ahora he pasado por varias etapas, me he hecho mayor y me he hecho pequeña para después hacerme  más vieja. También he notado cambios en otros blogs y he visto blogueros que hoy ya no están y me resulta extraño. Hablar por aquí nos permite si queremos mostrarnos tal como somos en un momento dado y eso es algo que no siempre se puede hacer afuera. Afuera, en el mundo exterior, las cosas aunque se digan igual suenan mucho más crudas, de ahí que todos seamos más comedidos, correctos y falsos en definitiva. Por otra parte tampoco sé si me apetece demasiado eso de ver y escuchar el lado oscuro...

Me permito recomendaros que leáis este libro para descubrir que todo es posible si nos lo proponemos...


"...te quiero. Sin ti no creo ni que estuviese viva..."


4 comentarios:

S. dijo...

Me alegra ver que más tarde o más temprano acabas regresando porque tus ratitos frente al ordenador siempre dan buenos frutos. Es cierto eso que dices. Viene bien escribir de vez en cuando y lo que expresas aquí es lo que no expresas enotro sitio. Pero también hay vida más allá del lado oscuro. A veces sacas conclusiones escritas positivas que no se te hubiesen ocurrido sin escribirlas. Veamos ese libro, lo anotaré. Un saludo.

Daltvila dijo...

A mí tambien me alegra verte. Se echaba de menos esto. He visto que tú te tomaste unas vacaciones, espero que tus neuronas estén ya en buena forma, aunque el calorazo aquí sigue. Me pasa como a ti, con el calor me cuesta pensar.
No esperes un libro de culto, espera un libro que te puede llegar. Supongo.que el momento en que se encuentre el lector cuenta mucho.
Por aquí andaré.
Nos leemos

María dijo...

Es taaan bonita como de verdad esta entrada tuya DALT, mil gracias por ella y por la recomendación de este libro que huele tan bien como tus letras.

Supongo que en este mundo de tópicos las cosas que se dicen de tanto decirlas dejan de tener valor pero lo cierto que no por ello dejan de ser verdad. Tienes razón, la vida que cada uno vivimos no depende de que lo que nos depare sea bueno, malo o regular, depende solo de cómo lo encaremos y si sabemos encontrar la parte positiva de lo malo que por raro que parezca lo tiene.. y sí... disfrutar de lo pequeño, apreciar y disfrutar cada instante porque no hay duda que los detalles hacen extaordinario lo ordinario.


Mil besos preciosa, me alegra seguir encontrándote por aquí .. por allí ...por donde sea. Me alegra infinito que sigas estando. Muaaaaaaks!

el paseante dijo...

También me pasa eso de que últimamente he vivido demasiado para el mundo exterior y demasiado poco para este mundo adentro. Me apunto tu recomendación :-)