lunes, 15 de abril de 2013

Si tus dedos se resbalan...






Algunos nos alimentamos de lo que vemos.
Aire, sin más...
Un aire nuevo.
Pero ese aire no está en todas partes o en cualquier sitio.
Ese aire suele estar lejos del lugar en el que habitamos.

Me gusta pasear en otras ciudades,
en bosques desconocidos,..
Una tienda de decoración.
Una galería de arte...
Una senda estrecha que se fuga de la senda.

Viajar al paisaje de una pequeña roca..
Colgarme del ala de una mariposa..
No se entera.
Soy de aire y por ello no peso.

Si me das tu mano, te llevaré conmigo
te ´mostraré eso que veo.

-Shssssssssssss...No digas nada ahora...
Escucha, cierra tus ojos y escucha.

..............

-¿Oyes lo mismo que yo?
Cuéntame lo que escuchas...

Mira aquellas pompas de jabón que escapan de esa puerta!... Sí... la puerta oculta tras el muro...

...........

-Uhmmmm...ese olor a hierba fresca, a café, a fresas, a chocolate y canela....

Si tus dedos se resbalan,
si acaban soltándose,
si se resbalan y te pierdo...

No eras tú.


Déjate vivir!

No era yo.

No fuerces nada.






Olvida la frustración y camina, sigue caminando...

10 comentarios:

el paseante dijo...

Es complicado que dos miradas observen lo mismo, que dos bocas coincidan en el argumento, que a dos oídos les gusten los mismos acordes... Pero es bueno intentar compartir, enseñar y aprender.

María dijo...

Pero DALT, bonita ¿quién se va a olvidar de ti?
El aire como tú dices no pesa, va con nosotros a toodas partes, no conoce distancias, te roza, lo sientes y sabes que está ahí...aunque no lo veas, como tú:-)

Un beso inmeeeenso preciosa, volar en alas de mariposa debe ser delicioso...Las flores, tus dos margaritas ( o algo parecido:-) como de dibus, solo les falta los ojos, la nariz y una inmeensa sonrisa.


Y sí, como en el tema que cuelgas y por desgracias jajaja aquí sigue lloviendo, bueno no... hizo un paréntesis de día y medio y... volvió, voy a emigrar a vuestro verano mediterráneo:))



Feliz noche, cielo.

Nuria dijo...

Uhmm, dan ganas de acompañarte en ese vuelo.
No era él, si no disfruta de ese paseo, si sus dedos resbalan...ya llegarán otros que te acompañen, que se aferren.
Besos guapa!

S. dijo...

Me quedo con los paseos por ciudades que desconozco como uno de los placeres que más comparto con el poema. Es lo que más me estimula y me inspira mientras escucho alguna música portátil.
Saludos.

Temujin dijo...

Vaya música, me ha recordado noches sin memoria...

Daltvila dijo...

Es bueno, sin duda.
Nunca deberíamos perder la pasión por compartir lo que nos hace felices, lo que nos hace sonreir y nos mantiene despiertos, aunque no siempre lleguemos...

Un abrazo fuerte

Daltvila dijo...

Sabía que te gustarían las flores, son simpatiquísimas.

Yo tampoco me olvido de ti, ya lo sabes.

Muchos besos María

Daltvila dijo...

Por supuesto, Nuria, pero mientras tanto, debemos disfrutar de nuestro vuelo en libertad.

Disfruta cada instante, pase lo que pase.

Un abrazo-oso

Daltvila dijo...

Yo S. lo de escuchar música aún no lo he probado, un día de estos...
Debe tener su punto.

Muchos besos

Daltvila dijo...

Creo que coincidimos en nuestros recuerdos, Temujín ;)