jueves, 6 de diciembre de 2012

¿Una foto?




La noche prometía.
Parecía como que todo estuviese preparado para ello.
Había pasado un año.
Un año que pasó demasiado deprisa.
Me duché conscientemente, me lavé el pelo, me puse esa mascarilla que hace que todo brille a mi alrededor.
Me maquillé lentamente, de esa manera en que aprendes con los años, de esa forma en que da la impresión de que te despertaste por la mañana en un luminoso día de primavera tras haber descansado diez horas y tan solo te lavaste la cara con agua fresca y...
sin embargo...

()tampoco os contaré los secretos..
algunas ya me entendéis..)

Después elegí la ropa que me iba a poner, cambiando de idea en el último momento ...



(nada de pantalones.. siguiendo a mi asesor de imagen para estas ocasiones... "una mujer debe llevar o falda o vestido")

¡Vualá!

Hasta ahora, vuestra imaginación fijo que os llevó a creer que esta era una cita de dos, pero, siento desdedir a vuestras mentes, pero era una cita más bien multitudinaria, de esas prenavideñas.

Nos sirven un Martini como aperitivo en esas bonitas copas. La llevo a mis labios...

_ ¿Me dejas que te haga una foto?
¡No te das cuenta del sexapil  que tienes!

Le respondo un "no" rotundo. No me gustan las fotos, aclaro, no me gusta que me hagan fotos.Me sorprende ver que hoy en día la gente disfrute tanto haciéndose fotos para después mandarlas, para cambiar su imagen de perfil,...para... no sé, no acabo de entenderlo demasiado. Se concede más importancia a una foto que a un encuentro en carne y hueso. Supongo que todo se reduce a un morbo enfermizo.
Dentro de unas décadas la gente se sorprenderá ante la ingente cantidad de fotografías íntimas que circularán por internet y todo eso se quedará obsoleto y carente de todo interés, desplazado por quién sabe qué.

Me río para relajar un poquito el momento, pero insiste:

-Hablo en serio ¡No sé cómo no te das cuenta!

(Persona con sexapil: persona misteriosa, atrayente, envolvente, seductora)

(Pues sí es así, no me doy cuenta)

Esto no lo dice él, aunque él está al lado y lo escucha perfectamente y le resulta imposible escapar pues le pide que lo confirme.
No sé dónde meterme.

La noche avanza,
el vino,
el vino,...una copa,...

Otra vez nos quedamos los tres.
Otra vez hablamos más de la cuenta...
los tres.
Dos son compañía y tres son multitud.
Otra vez todo nos conduce a la nada...
Otra vez nos miramos.

Es como si estuviesemos condenados a un desencuentro eterno, como si nos hubiésemos cruzado en nuestras vidas en un tiempo equivocado, con esas décimas de segundo de diferencia, mínimas pero suficientemente importantes como para que todo se convierta en un imposible.






*Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia...
aunque suene ridículo pero es así, tenía que decirlo ;)




11 comentarios:

Verso a beso dijo...

Pues yo me lo creo... De hecho, estoy seguro de que es auténticamente verídico :)


Bss

Zavala dijo...

Seguro que lo de las fotos es cierto. Que te sabes maquillar también,...
y que de cuando en cuando te das una ducha, jaja!!

Un beso Dalt!!

Ámber dijo...

Y él se imagina que no es tu mano la que aparta el pelo, y se construye una historia para si mismo con todos tus gestos. Ya ves, se le caen entre las arrugas de los dedos todas y cada una de las hebras que dan forma a la oscura silueta que baila cuando cuelga por tu espalda una melena que no pudo coger y se enreda, y se pierde y se escapa, no sabe si, tal vez sea, pelo o arena, o arena o espuma.

Tú acercas la copa y sorbes, entonces él imagina mordiéndote suave por dentro; no se da el beso, solo envidia por querer llevarse tu labio entre los dientes. Antes de pedirte otra vez que poses-sin posar para la foto, sabe que puedes hacerlo. Te resbala, entonces, una gota por la barbilla que es un dedo que dibuja o, quizás, escribe, que señala una línea de puntos suspensivos, esos puntos suspensivos que a él le hubiera gustado llevarse a la boca, uno a uno.

Realidad o ficción tu post, sea lo que sea me ha resultado placentero leerlo. Es suave, sensual, esquivo… Vamos, ¡me ha encantado!

À propós, vayan de antemano mis disculpas por haber aquí tenido el atrevimiento de escribir esto, es lo que tiene cuando hay relatos que me llegan, así, de esta manera…

Una abraçada forta per a la País. També per al Sr. Paseante.

Para ti un muy sentido abrazo, envuelto en aquella bufanda suave y cálida, que un día entre todos, aquí tejimos.

Bisous très parisiens, aussi!

P. D.: Estoy completamente de acuerdo contigo y constatar cuán sorprendente resulta que la gente disfrute tanto haciéndose fotos a go-gó para después exhibirlas en las redes sociales, Internet, etc.
En fin, mientras no hagan daño a nadie, adelante, pero es cierto: no deja de ser un morbo enfermizo, como bien apuntas.

¿Sabes?, siempre consideré Facebook, por poner sólo un ejemplo, el patio de luces ideal para la gente poder colgar su “colada” y demás intimidades.

María dijo...

Vaaaaaya xD, DALT, o sea que el vestido rojo de escote impresionante en la espalda ( seguro que los chicos no saben ni de qué color es el vestido viendo la espalda:-) ¿no es tuyooocachisss!! :-)

La verdad es que aun cuando no dudo que sea de lo más atractivo el resultado que da, en cuanto vi la foto lo primero que pensé ¿sabes que fue? se habrá pasado la noche sujetándose las hombreras, tiene toda la pinta de ser de los que se resbalan constantemente :-)

No sé, DALT, es tu historia y no puedo discutirla, pero me parece imposible que alguien con un vestido así, seguramente encantadora, de conversación inteligente y divertida con una persona empeñada en sacarle fotos tras ella, diciéndole lo increíble que está y además bebiendo... en presencia de un tercero supuestamente interesado en ella, por muy apagado, dormido, anestesiado, ciego y catatónico que esté no reacciona, cielo... si es así, olvídate, no hay nada que hacer, es gay:-)

Oooo... es que el fotógrafo es un pelma, no os dejó en paz y el pobre es sumamente tímido:-)


A mi tampoco me gusta nada que me hagan fotos, ni para este medio, ni para ninguno.. salvo las que me pillan a traición, siempre huyo:-)


Muuuchos besos bonita y uno más para AMBER ( hacía siglos que no la leía ( aquí, ver:-) sin duda una celestina increíble jajaja ¿sabes qué? nos envolvemos las tres con la bufanda, preparas palomitas y nos vemos una peli, tiradas en el sofá tan ricamente, en camiseta, vaqueros y calcetines la maaaaar de cómodas:-)

Muaaaaaaakss gordo para las dos.


Mañana no me dejan hacer puente, si tú puedes, que lo disfrutes mucho... aaaah y sí, sin duda el mejor maquillaje es el que no se nota que vas maquillada:))

Caballero Andante dijo...

Cuantas buenas historias se perdieron por una mal entendida timidez.. Un saludo

S. dijo...

No sé si existe la casualidad en las historias que contamos. Si decides la ficción lo entiendo pero encuentro en esta las verdades que apunta Zavala. Yo tampoco soporto las fotografías. Me paso la vida esquivando a gente que usa sus dispositivos de todo tipo para congelar el momento y hacer fotos y en general no vivir lo que quieren conservar. Yo los momentos los revivo mejor en la mente que en un papel que casi nunca miro. Y lo del maquillaje es tan interesante que iré buscando por ahí. Nunca había pensado en eso. Claro, yo no uso. Recupérate de la gripe si sigues todavía enfermita.

Espera a la primavera, B... dijo...

Gracias por el vídeo, por Debussy, por el sosiego de su música.

calmA dijo...

Bueno... es una relato perfectamente creíble, si es inventado, lo has contado muy bonito, que es de lo que se trata.
Maravillosa música.

Un beso

(No era una despedida, en ningún momento, merci).

Sicilia dijo...

Ligonaaaa!!

Yo también quiero ver la foto plis.
Confieso mi morbo enfermizo jejeje

Pero soy curioso y me gusta dar mi opinión, más que compartir otras....

Estoy seguro que es real.
Por cierto, quien la saco a bailar o la acompañó a casa signorina??

Martini, vino, al final de la noche que sabor tenían sus besos?

Un piacere

Besos sabor Martini

Sicilia

Nuria dijo...

Cpndenados a un desencuentro eterno... Lo describes tan bien, yo a veces siento eso con alguna persona.
Deja que te hagan la foto. A la larga echas de menos esos recuerdos (o pruebas del recurrdo, juas).
Besos guapa!

el paseante dijo...

Tampoco me gustan las fotos. Me da mucha vergüenza que alguien me apunte con su cámara. Y estoy comenzando a diferenciar la gente que respeta eso y la que no (es broma).