sábado, 4 de agosto de 2012

No sé qué título poner...

Sé que, en estos momentos, mientras yo me pongo a escribir porque no consigo dormir, tú estás pensando en mí, dando vueltas en la cama buscando la postura que construya un parapeto respecto a tus pensamientos.
Sientes que tu barco va a la deriva con esa incómoda sensación de la que huyes constantemente pues eres de esas personas que necesitan tener el control sobre sus vidas.
Te gusta tener el mundo bajo tus pies, pisar terreno firme siempre. Si te tumbas y tu cabeza te da vueltas, si sientes el vértigo, recurres a una pastilla para que el eje vuelva a pasar por el epicentro, recto y firme.
Tus pies en la tierra, sintiendo la fuerza de la gravedad tirando de tí, sujetándote con fuerza, ayudándote a conservar el equilibrio.
Pero ahora no hay tierra, solo agua, con algas, peces y poco más. La tierra está mucho más abajo, a unos veinte metros de profundidad. Ahí abajo las estaciones no existen, todo transcurre practicamente idéntico y no sabes donde encontrar tus puntos cardinales, las referencias a las que asirte.

- Hiciste mal negándote a aprender a nadar.

Te tapas los oídos para no escuchar. Tus errores son solo tuyos y no necesitas que nadie te los recuerde.

Pues es verdad. Un error pasado pocas veces te ayuda con los errores futuros. Además, los errores son personalísimos e intransferibles por mucho que nos empeñemos en donarlos o compartirlos.

Ahora estás solo.
Aprovechas para repasar ciertos puntos que quedaron inconclusos, desdibujados por tu propia ausencia.

Eres un naúfrago y el tiempo trancurre lento y te coacciona hasta hacerte meterte en tu fondo. Tu lenguaje interno sigue un curso intensivo de verbalización de sentimientos, completamente autodidacta, eso sí. No hay nada nuevo aquí. Siempre fuimos así.
Tu voz se escapa y empieza a decir en voz alta todo hasta que tu garganta comienza a gritar desesperada, confiada en que nadie te escucha..
Gritas mucho tiempo hasta caer agotado. Alguien te escuchó.

No estabas tan lejos de la costa. Solo tú te creiste perdido en el centro de un gran océano.


20 comentarios:

De cenizas dijo...

En el insomnio se oyen todos los gritos, se revelan todos los errores.



besos

Sergio dijo...

Pues menos mal que hay errores. No hay gente más sabia que la que más se equivoca. Aprendemos mejor de lo que nos salió mal. Me alegra que no te hayas ahogado en esta "zambullida".

Daltvila dijo...

Gracias, De cenizas, Solete!

Un abrazo muy fuerte y que no tengamos noches de insomnio, si que noches sin dormir, a la Luna de .....

Daltvila dijo...

Ay, Sergio! En esta vida creo que de tanto error ya aprendí a defenderme como gato panza arriba.... o sea, FATAL :(

Muchos besos

¿Volviste a la playa? Si es así, disfruta del mar y si estás en la urbe, qué quieres que te diga?!! Yo recuerdo su encanto a Barcelona en plenno verano.. me convertía en turista al salir de trabajar

TORO SALVAJE dijo...

Todos seremos náufragos.
Ya lo verás.
Es solo cuestión de tiempo.

Besos.

Daltvila dijo...

Si, probablemente tengas razón Toro, pero creo que a cada uno nos pilla el mar en un estado distinto: a algunos en pura calma, otros con marejada o con marejadilla o, en el peor de los casos, una tormenta con olas de 7 metros,...

Besos para ti

* Hoy mis aguas están en calma. Estoy esperando a unos amigos a comer en mi casa y eso siempre me alegra y me da mucha energía ¿si te apetece venir?

María dijo...

No quiero ser rescatado, aunque deseo desesperadamente que alguien lo haga:-)

Así titularía yo este texto con tanto entresijo dentro, mi querida DALT.

¡¡Somos tan complejos los humanos!!

A veces, cuando más deseamos algo interiormente, más lo rechazamos... más huimos de ello. Ese quiero y no quiero constante en el que algunas personas naufragan, no sé muy bien por qué, si por falta de decisión, por absoluta incapacidad, por miedo a vivir o sentir situaciones que en el pasado recuerdan como terribles. No lo sé. Creo que a algunas personas les falta alguna patita a su instinto de supervivencia, ese gen ( yo le llamo así) que lucha siempre dentro de nosotros para salir adelante y que en ellos, al no funcionar bien... tristemente les hace agonizar, sin saber cómo dejar de morir, ni ser capaces de vivir.

Todos naufragamos alguna vez, todos cometemos errores, nos sentimos perdidos, todos.

Pero mientras que unos nadan con todas sus fuerzas hacia la orilla, otros ( seguramente inconscientemente) se tapan la nariz y se hunden en las profundidades de sus propios océanos. He vivido muchas veces la impotencia y la pena terrible de querer agarrar a alguno de estos náufragos eternos y no sólo no dejarse ayudar... sin querer pueden llegar a arrastrarte al fondo con ellos, en esa pelea suya con ellos mismos.

Otras veces ( a veces hay suerte) ... felizmente nadas junto a ellos hasta la orilla, descansando juntos tendidos, en paz y muuuy a gusto ¡¡por fin tierra firme!! otra vez:-)


Disfruta mucho de esta comida que tienes hoy en casa, disfruta del mar, del sol, de la arena y nada, nada mucho DALT y ojalá nade sieempre quien tu desees a tu lado.


Un beso inmeeeeenso preciosa... que la fuerza de lo que queda de verano, vaya contigo... suavecita por fuera ( lo del calorazo es un agobio:-) pero sieempre llena de energía dentro de ti

Muaaaaakss gordo bonita ¡¡feliz domingo!! yo también me voy al mar con amigos ahora mismo... ¿nadamos un ratito juntas? :-)

Daltvila dijo...

Por supuesto que sí, María:)

Sicilia dijo...

Yo tengo una brújula que siempre me apunta a mi. Es bueno encontrarse siempre.

Nadie aprende con los errores de otros, signorina!

Tener amigos es fantástico y si cocinas para ellos nunca te dejarán jajaja.

Un piacere
Beso

Sicilia.

Daltvila dijo...

Admiro su seguridad, Signorino!

Mi padre siempre me dice: "Cuídate, que tú mejor amiga eres tú!".

Es verdad que solo si tú estás bien, te quieres y te mimas, estás en condiciones de ofrecer lo mejor de ti a los demás.

Muchas veces se me olvida y por eso me lo recuerda con frecuencia.

Después de lo que ha dicho, si alguna vez llegamos a ser amigos, ya no sé si nuestra amistad, por su parte, se sustentará solo en el hecho de que, de vez en cuando, cocine para Vd ;)

Besos

anuar bolaños dijo...

Vaya, la usual costumbre humana de hacer de su fragilidad una aventura fracasada.

TORO SALVAJE dijo...

Ya habréis comido verdad?
Fijo que no me habéis esperado...
Nada, nada... que os aproveche.

:P

Besos.

Daltvila dijo...

Esa frase parece tener mucha miga, Anuar:

fragilidad=aventura "fracasada"
fortaleza=aventura "exitosa"

¿?

Será tan fácil?
Acaso tienes la fórmula?

Si es así y no la has patentado todavía, podrías enviármela por e-mail. Seré una tumba :)

Daltvila dijo...

Jo,, Toro!! Te esperamos día y medio y empezamos a comer porque estábaos ya famélicos...
No se puede llegar tan tarde !
La culpa es solo tuya ;)

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
A VECES SUELA LA FLAUTA

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

José
Ramón...

Nuria dijo...

Dalt, encontrar los puntos de referencia cuando naufragas es difícil. Yo esperaré a la noche y dejaré que las estrellas me guien. Ellas siempre están, como algunas personas. Pero lo mejor es asumir los errores como propios, poner los puntos de referencia en una misma y ponerse a nadar.
Yo estoy en ello. Cuando llegue a la costa te aviso.
Besos, guapa. Precioso naufragio.

Daltvila dijo...

Gracias José Ramón por visitarme. Me asomé también por tu casa y me gustó lo que vi.

Bienvenido!

Daltvila dijo...

Nuria: Realmente es importante reconocerlo para alcanzar la costa.

Me encantan las estrellas y ahora lo tenemos más fácil pues se acerca la Noche de San Lorenzo y podremos aprovechar para pedir algún deseo.

Un abrazo fuerte, FUERTE!

Dalt

TORO SALVAJE dijo...

Claro, claro... los culpables son siempre los demás.
Entiendo, entiendo...

Daltvila dijo...

Toro:

Te concederé una segunda oportunidad sin culpabilidades.
Mañana volvemos a tener comida de amigos, esta vez no en mi casa Ufff!
Aunque no cocine yo, si quieres venir te esperamos, pero esta vez procura ser un poquito más puntual _no se puede llegar con dos días de retraso...:( Jajaja...