sábado, 25 de febrero de 2012

El sentido del tacto

Últimamente creo que mi perra tiene Alzheimer o quizás, demencia senil.

Esto es algo que digo absolutamente en serio y que cuando lo comento por ahí, la gente piensa que estoy de broma. Otros, los menos, me creen y se quedan asombrados de que los perros puedan ser tan iguales a nosotros.
Últimamente me despierta cada mañana a las cinco y media de la madrugada. No ladra ni se queja. Me habla, me pide, me suplica que le prepare su desayuno.
Mi peludina (como dice Ámber) empezó a ladrar al año de edad, igual que se fija esa edad como la media en que los niños empiezan a andar.
Hasta entonces llegué a pensar que tenía un roblema en sus cuerdas bocales. Con el tiempo ví que no era así y que solo era el preludio de su bondad a lo largo de los años.
No os lo he contado y me parece que es importante. Creo que también se está quedando ciega y sorda y que está perdiendo el olfato. Tengo que gritar mucho para que gire la cabeza. La llamo y le ofrezco un trozo de pan, que es lo que más le gusta en el mundo, y no viene, no se percata de su olor. ..
A cambio y por lo que dicen que cuando pierdes un sentido, desarrollas los demás, al haberse visto privada de golpe de tantos sentidos a la vez, se han potenciado en ella enormemente los sentidos del gusto y del tacto, sobre todo, del tacto.
Cada mañana, cuando me llama hablando, yo todavía con los ojos pegados y sumida en mis sueños, incapaz de levantarme, alargo mi brazo, la busco a mi lado (duerme en su colchoncito a la vera de mi cama) y comienzo a acariciar su cabeza y su cuello suavemente, dándole en dosis industriales todo el amor que quiero que atesore para su último paseo. Con mis dedos le digo que es la mejor perra del mundo, que la quiero muchísimo, que siento no poder estar más tiempo con ella, que espero que el calor de mis dedos traspase su pelo y su piel hasta sus huesos y le alivie su dolor.
Ahora que llevamos unos días de calor, me gusta contemplarla, tendida todo lo larga que es, ladeada, respirando profundamente, sobre el caliente suelo de la terraza, soñando con otros tiempos en que trotaba como una yegua hermosa...



Dado que es sábado y que no tengo que arrancar mi vida en una hora, me voy a la cama para ver si logro dormirme otra vez.
Deseo para todos vosotros un estupendo fin de semana, que lo merecéis!!!

15 comentarios:

Ámber dijo...

Buenos días, mi querida DALT:

Estoy conmovida con esta entrada sobre tu peludina. No imaginaba que fuera tan mayor.

Te confieso que estoy con lágrimas en los ojos, me ha llegado muy profundamente cómo las has descrito... Casi os podía ver y mi peludín también os podía ver, pues se lo he contado.

A mi cuando el mío era cachorrín y hasta el año (justo) como tú, incluso llegué a pensar que era mudo, luego me di cuenta de que no, que es eso, como los niños cuando empiezan a andar y que no ocurre hasta el año. Mi peludín es joven todavía y también me da las mayores alegrías, a diario.

Eres una muy buena amita, lo sé, lo sabemos mi peludín y yo y la tuya te adora.

Te mandamos un abrazo energético, sanador y mi "T" le manda carantoñas a tu perrita.

Que tengas un muy buen fin de semana y sí, sigue hablándole, sigue yendo de largos y placenteros paseos con ella.

Daltvila dijo...

Un millón de gracias por tu cariño y un millón de mimitos de mi Peludina a tu Peludín.A nosotras, te puedo asegurar, que nos ha llegado tu abrazo energético y las carantoñas de "T". Es un solete con esa carita tan dulce, dan ganas de espachurrarlo.

Disfruta muyyyyyyyyy muchísimo del fin de semana, que ha amanecido preciososo, casi de primavera, al menos aquí.

María dijo...

Mmmmm ¡¡vaya tiernecita te has levantado esta mañana DALT!! y qué bonito lo que cuentas... sé muy bien de lo que hablas, más de lo que imaginas.

Verás, yo tengo tres perras, o mejor dicho, dos burritas peludas jajaja y una perra. Me explico, tengo dos mastines leonesas y una español bretón... sólo que yo, sólo las recuerdo bolitas pequeñas y peludas los dos meses que fueron cachorras, de pronto un día, amanecieron enoormes y fui yo la que me quedé pequeña y peluda ( es que tengo mucho pelo en la cabeza jajajaja) una de ellas, la mayor que se llama Aloia, está muy viejita, se lo noto como tú a la tuya...se lo noto porque ya no trota, ya no salta sobre mi cuando me ve ( ni te imaginas la de moratones que me ha hecho:-) se lo noto mucho más porque Day, que es la segunda mastín...quiere quitarle el trono...se pelean, aun gana.

Aloia, es y siempre será mi perra, sabe mejor que nadie como estoy, creo que me conoce mejor que nadie... los perros son muy intuitivos y lo más leal del mundo...incluso los míos, que son unas fieras con los extraños, se convierten en la cosa más dulce y tierna con nosotros... como a los seres humanos, les llega su hora... pero igual que ellos, sabe perfectamente que la quieres, lo notan, lo sienten y eso al final... es lo único que importa.

Espero que hayas descansado un montón y que tanto tú, como AMBER con vuestras bolitas peludas ;-) tengáis un muuy feliz finde semana... yo me voy a hora justo a trotar un poco por el monte con las mías:-)

Un beso inmeeeeeenso DALT... me has dejado un poquito triste ¿sabes? :-) ... se me pasará en cuanto corra... no te preocupes... Muaaaakss bonita.

Houellebecq dijo...

Yo también te lo deseo que te lo mereces tanto o más. Y otro buen fin de semana para tu peludina. Tal vez no entiende las palabras pero sí el tono que les das.

fiorella dijo...

Adoro los perros. Ahora no tengo, pero en cualquier momento adopto uno en uno de esos sitios que se dedican a rehabilitar y recoger perros abandonados. Seguro que ella espera que le des todo ese cariño y atención. Un beso

JValentina dijo...

Me gustan los perros, yo tengo dos y me pasa lo que a ti..cuando se hacen mayores hay que darles mas ternura .
a veces hasta yo entiendo sus ladridos es como si hablase mi idioma..
Has escrito una bella entrada..me ha encantado
saludos

Daltvila dijo...

María:

Otra cosa en común, nuestras peludinas. Me hizo gracia lo de que te has quedado pequeña y peluda (Buenísimo!!!).

Siento haberte dejado triste, ese día me levanté un poco así. Todos tenemos días.

Te envío un beso muy grande, abrazos y caricias para tus cachorr@s.

Daltvila dijo...

Gracias Houellebecq.
Espero que pasaras bien el fin de semana y que poco a poco vayas sintiéndote como pez en el agua en esa maravillosa biblioteca. Estoy más que segura de que los usuarios de la misma en cuanto te vayan descubriendo, se darán cuenta del lujazo que es tenerte.

Un abrazo

Daltvila dijo...

Anímate Fiorella!
Seguro que hay un perrio esperando que le adoptes.

Besos y abrazos

Daltvila dijo...

J Valentina:
¡qué casualidad (o no) que seamos tan amantes de los perros los que andamos por aquí.

Me alegro mucho de verte y de que te haya gustado lo que escribí. Lo hice desde el corazón.

Un abrazo

don vito andolina dijo...

Hola, concisas y precisas letras van desnudando plácidamente la germinal belleza de este blog,si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos de nieve..

el paseante dijo...

Recuérdale con tus caricias lo mucho que habéis vivido juntas. Cuéntale con tus manos lo mucho que la sigues queriendo. Y dale un trozo de pan del bueno, no ese de la gasolinera, tacaña :-)

Me has tocado el alma con este post.

Daltvila dijo...

Ahora entiendo por qué no olia el pan!

Compraré mañana el de multicereales o el pan con nueces.

*Creo que te toqué el alma porque fue escrito por mi alma aquella mañana.
Se hace duro esto de acostumbrarte a lo que es Ley de Vida.

el paseante dijo...

Siempre quedará lo vivido. Piensa en eso y aprovecha el tiempo que os queda.

Daltvila dijo...

Esta tarde he visto "The artist" y creo que me he enamorado a partes iguales del protagonista y de su perrito. Me ha recordado en todo a mi Peludina salvo que la mía lo que sabe ( o sabía) hacer muy bien es jugar al fútbol.