viernes, 24 de junio de 2011

Elijo el título de mi blog en una suerte de carrera contrareloj una tarde de viernes. La semilla de este blog se fraguó muchos meses atrás y, como tantas veces ocurre, se fue demorando y demorando...y demorando..
"¡Tienes que decirme el título del que será tu blog!", me apremia mi amigo completamente acelerado pues su mujer hace más de una hora que le espera. Y es que no podemos esperar pues ayer me surgió el impulso irrefrenable de escribir y el blog no podía demorarse ni un día más. Algun día me entenderás, querido desconocido/a que por casualidad has aparecido hoy por aquí (Gracias de antemano por tomarte la molestia de leerme).
No pienses que no escribí porque no existiese en mi vida esta vía llamada blog, lo hice, claro que lo hice pero siento que lo que escribo carece de sentido sin un destinatario. En consecuencia, acto seguido de terminar se lo remito a mi primo. Es bueno tener siempre un primo a quien recurrir en estos casos. Por supuesto, él alucina cuando se encuentra semejante correo en su bandeja de entrada. Imagina que de pronto abres el correo y te encuentras los sentimientos y deseos de alguien de que llegue un otoño cualquiera.
En fin. Aquí me tienes. Mi amigo y otra amiga que asistieron al parto de mi blog, aplaudieron la brillante ocurrencia que tuve yo sobre el título. Y tanto la aplaudieron que me sentí alguien muy especial hasta que, al llegar a mi casa, abrí mi ordenador y me autobusqué en Google. ¡Sorpresa! No solo no soy original sino  que aparezco en medio de las peñas cabriegas, mezclada con otra colega de blogs titulada "A veces, solo a veces suena la flauta", mezclada con un foro de divorcios a raiz de una duda sobre el domicilio desconocido del demandado, esto es, del que va a ser divorciado pero aún no lo sabe...
Bienvienido/a y no dejes de leerme a pesar de todo, mi primo te lo agradecerá.

8 comentarios:

Alba dijo...

Uau, qué buena idea lo del primo. Yo ni me busqué ni se lo pasé a nadie. Me adentré sola en todo esto y poco a poco fui encontrando gente.
Me gusta el título, mucho más original que el mío, grr... Y mira que estuve un rato pensándolo, pero me cansé.

Qué ilusión, soy la primera entrada de alguien :)

Daltvila dijo...

Bienvenida a mi blog, seguidora NUMBER ONE. Si algun día llego a ser alguien en este mundo cibernético, no lo olvidaré.
Ando un poco como pez fuera del agua por lo pronto. Estoy a la espera de que "mi productor" (el amigo que me ayudó a que viera la luz) pula algunos aspectos y entonces me lanzaré de nuevo a este mundo tan fascinante.
¡Hasta pronto!

hEto dijo...

De momento promete/s.
Bienvenida a la blogosfera.

No tengo ni idea de como he venido a parar aquí.

Ratón inquieto, me dicen por ahí.





Un saludo.

Vela dijo...

Por Dios..., de primera nada....!

La primera fuí yo, que tampoco sé como coño vine a parar aquí...

Esto es pura adicción verás... el afan exibicionista ese que todos tenemos te comerá, de tragará... tienes alma para ello.

Es como un mundo paralelo del que a veces quieres huir, otras veces lo contrario, y nunca, te resultará indiferente. Será testigo de tus múltiples etapas existenciales... borrarás, te arrepentirás, volverás a empezar. y así seguidamente.

Ni tuprima, ni la mujer de tu amigo, ni esa amiga, ni nadie... te agradecerá tanto como tú a tí misma, tener la valentía de revelarte escondiéndote...

¡Bienvewnida!

fiorella dijo...

Te sigo desde un rincón muy del sur,lejano pero cercano. Bienvenida al mundo blog, como todo mundo.....hay de todo.Un beso

Ruta de la Seda dijo...

Todavía tengo cierta dificultad para entender desde dónde se participa, y creo haberme inscrito como seguidora..... Tal vez nada es exactamente como creo haberlo vivido.
Bienvenida a la desnudez y la templanza con la que te despojabas antes de demasiados antes, sin pudor y sin prisa para que un desconocido te
descubriera.

Inclòs dijo...

Vaya!!! Hoy parece que es tu cumple blog. Felicidades. No está mal. Un año.

Daltvila dijo...

Muchísimas gracias por felicitarme. Eres un Sol!
De hecho eres el primero y el único que me felicitó...
Ni yo caí en que fuera mi cumple
Ha pasado el tiempo muy deprisa y mi balance es bueno.

Un abrazo